En busca de orquídeas por la Sierra de Arrábida

Son ya unos meses sin actualizar el blog, y más aún los que llevaba sin disfrutar de las orquídeas. Pero todo eso ha cambiado.

 

El escenario también ha cambiado. Ya no estoy en Cádiz, tierra que me acogió los últimos cuatro años y de la que hice mi casa. Ahora toca empezar de  nuevo, y los comienzos van siempre despacio.

 

Poco a poco, paso a paso, vamos reconociendo el terreno. Familiarizándonos con el entorno. Disfrutando de su naturaleza. Y paso a paso empiezan también a llegar las primeras satisfaccciones. Siempre con ayuda, claro está. Así que ya que estoy, quiero aprovechar y agradecer a Carmo y Pedro, sabedores de mi afición por las orquídeas, la recomendación de visitar la Sierra de Arrábida.

 

Aunque nuestra visita simplemente fue una primera toma de contacto, sirvió para que nos diéramos cuenta de que no se trata de un sitio cualquiera. Prueba de esto son los espectaculares acantillados, estupendas playas y las increíbles vistas del estuario del río Sado desde lo alto de la sierra.

 

Et voilá! Allí fuimos, allí vimos y allí vencimos. Ni más ni menos que 7 especies diferentes de orquídeas, en tan sólo medio día, y porque no nos dió tiempo a más...

 

Mereció la pena, no sólo por las orquídeas, preciosas como siempre. Mereció la pena por los narcisos, los tulipanes, los lirios y por todas las flores que vimos. Valió la pena por los paisajes y por las vistas. Valió la pena porque siempre vale la pena salir de casa y conocer sitios nuevos. Y como suelo decir, tendremos que volver... :)

 

Os dejo una pequeña selección de las especies observadas, a excepción de alguna Gennaria diphylla que no fotografié.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0